En esta reforma de la cocina, los clientes necesitaban crear un espacio en el que estuvieran compartidos el recibidor del piso y con la cocina por falta de espacio. Para conseguirlo se ideó una solución muy práctica en la que los armarios para la nevera integrada, la despensa y la columna para la integración del horno y microondas sirvieran de pared divisoria entre el recibidor y la cocina. Así en la parte trasera de todas estas columnas se dejó un hueco para estanterías y armario de utilidad para el recibidor. Todo está hecho del mismo material y color de la cocina.

El suelo de la cocina tiene azulejos hidráulicos diferentes al resto del espacio salón-comedor para separar los dos espacios. Se ha creado una península en la cocina que, además de separar los espacios, sirve como barra de desayuno o comida.

La cocina es de INKO color Gourmet Fumet mate combinado con la serie Habitat color madera Fiord. La encimera de la cocina es de Dekton color Halo en acabado brillante. Los electrodomésticos son de la marca De Dietrich y la campana de la marca Falmec modelo Laguna. Las luces empotradas en la estantería son leds de bajo consumo. Junto con las luces de la península, los leds de luz en tono amarillo le confieren al espacio una iluminación y un ambiente muy cálido.

El conjunto queda ligero, fresco y funcional.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina después de la reforma.

Cocina durante la reforma.

Cocina durante la reforma.