Hagamos una visita virtual al taller de un famoso diseñador industrial. Al examinar los principios de su enfoque ganador, podemos incorporar elementos vitales a nuestros diseños en la era del “menos es más”.

Como profesionales de la experiencia de usuario, la mayoría de nosotros hemos trabajado con las 10 heurísticas o reglas generales de Nielsen y Molich y las Ocho Reglas de Oro de Ben Shneiderman. Son principios de la interfaz de usuario que tenemos que aprender y aplicar. Forman parte del “paquete” de conocimientos sobre la interacción persona-ordenador. Con la expansión del campo de la UX y su infiltración en muchos aspectos de la empresa, tendremos que abordar cada vez más el diseño de productos. Por ello, siempre es útil aprender de otras disciplinas del diseño.

Dieter Rams es un diseñador industrial alemán que fue responsable del diseño de los productos de consumo de Braun durante muchos años. Hace unos 50 años, en su afán por responder a la pregunta “¿Es mi diseño un buen diseño?”, desarrolló los 10 principios del buen diseño, a veces también conocidos como 10 mandamientos. Resulta sorprendente comprobar la vigencia de estos principios hoy en día, hasta el punto de que podríamos sentirlos incluso más que entonces, cuando Rams los escribió.

Tanto los productos de consumo como la tecnología han cambiado enormemente. Incluso la estética ha cambiado considerablemente y muchos de los diseños de Rams parecen anticuados para la mayoría de nosotros, o modernos y “de moda” si eres un fan de los diseños de los años 60 y 70. A pesar de todos estos cambios, los mandamientos siguen siendo pautas valiosas para cualquiera que trabaje en el diseño, y no sólo para los diseñadores industriales, sino también para ti, diseñador de la experiencia del usuario.

Según Dieter Rams, el buen diseño:

1, Es innovador
2, hace que un producto sea útil
3, Es estético
4, Hace que un producto sea comprensible
5, Es discreto
6, Es honesto
7, Es duradero
8, Es minucioso hasta el último detalle
9, Es respetuoso con el medio ambiente
10, Implica el menor diseño posible

Veamos cada uno de ellos con un poco más de detalle

  • El buen diseño es innovador. Las posibilidades de innovación no están, ni mucho menos, agotadas. El desarrollo tecnológico siempre ofrece nuevas oportunidades para el diseño innovador. Pero el diseño innovador siempre se desarrolla junto con la tecnología innovadora, y nunca puede ser un fin en sí mismo.
  • Un buen diseño hace que un producto sea útil. Un producto se compra para ser utilizado. Tiene que satisfacer ciertos criterios, no sólo funcionales, sino también psicológicos y estéticos. El buen diseño hace hincapié en la utilidad de un producto y prescinde de todo lo que pueda desvirtuarlo.
  • Un buen diseño es estético. La calidad estética de un producto es parte integrante de su utilidad porque los productos que utilizamos a diario afectan a nuestra persona y a nuestro bienestar. Pero sólo los objetos bien ejecutados pueden ser bellos.
    Un buen diseño hace que un producto sea comprensible. Aclara la estructura del producto. Mejor aún, puede hacer que el producto hable. En el mejor de los casos, se explica por sí mismo.
  • Un buen diseño es discreto. Los productos que cumplen una función son como herramientas. No son objetos decorativos ni obras de arte. Por tanto, su diseño debe ser neutral y comedido, para dejar espacio a la autoexpresión del usuario.
  • El buen diseño es honesto. No hace que un producto sea más innovador, potente o valioso de lo que realmente es. No intenta manipular al consumidor con promesas que no se pueden cumplir.
  • El buen diseño es duradero. Evita estar a la moda y, por tanto, nunca parece anticuado. A diferencia del diseño de moda, dura muchos años, incluso en la sociedad actual de usar y tirar.
  • El buen diseño es minucioso hasta el último detalle. Nada debe ser arbitrario o dejarse al azar. El cuidado y la precisión en el proceso de diseño demuestran respeto hacia el usuario.
  • El buen diseño es respetuoso con el medio ambiente. El diseño contribuye de forma importante a la preservación del medio ambiente. Conserva los recursos y minimiza la contaminación física y visual a lo largo del ciclo de vida del producto.
  • El buen diseño es el menor diseño posible. Menos, pero mejor, porque se concentra en los aspectos esenciales y los productos no se cargan con lo no esencial. Volver a la pureza, volver a la simplicidad.

En el diseño de webs y aplicaciones, estamos rodeados de aplicaciones y software de última generación. Por ello, un peligro común es que innovemos por innovar. Si buscamos aplicaciones meteorológicas, encontraremos un sinfín de ellas. Desde las que realmente sirven para algo -por ejemplo, Umbrella- hasta las que se centran únicamente en el diseño o en funciones que nadie necesita realmente. Deberíamos pensar en los elementos imprescindibles en este caso y tener cuidado con la introducción de “deleitadores” a menos que estemos seguros de que son innovadores y sirven para un propósito para nuestros usuarios.

Incluso a la hora de diseñar interfaces digitales, podemos tener en cuenta el mandamiento de Rams y hacer que nuestros diseños web sean útiles:

Haciendo que sea fácil interactuar con ellos hasta el punto de que el usuario se deleite con ellos. Esto es el disfrute del usuario a través de la habilitación del mismo.
Nuestro diseño debe mostrar siempre al usuario cuál es su función, de modo que nunca haya una brecha entre lo que el usuario percibe que son las capacidades del diseño y lo que realmente son.

Diseñar con vistas a guiar a nuestros usuarios hacia las interacciones necesarias. Debemos hacer que los botones parezcan botones clicables y pensar en las interacciones positivas y negativas. Piensa en los semáforos: el verde significa ir (positivo); el rojo significa parar (negativo).
No construir elementos innecesarios en nuestros diseños. Recuerda la regla del 80/20 y piensa bien antes de añadir cada elemento para evitar el desorden.

¿Para qué estás diseñando? ¿Es un banco, en el que se necesitan insignias de seguridad y candados y el uso de una combinación de colores azules siempre tranquilizadora? Haz que tu diseño refleje el carácter del propósito del diseño y recuerda que, en la escala entre la ingeniería (funcionalidad sin estética) y el arte (estética sin función), estamos en una posición única: el diseño.

Un buen diseño puede hablar por sí mismo, sin pedir al usuario que se esfuerce mucho: mostrar es mejor que contar. Si un usuario puede deducir intuitivamente lo que tiene que hacer con tu diseño, ¡es un as! Si tienes que redactar instrucciones para que interactúe con él, no es tan bueno. En tu diseño, piensa en lo siguiente: ¿puedes reducir la carga cognitiva del usuario para que el diseño ya haya pensado por él y todo lo que tenga que hacer sea seguirle la corriente e interactuar?

Sí, estamos diseñando para el ámbito digital, así que tenemos un reto que los productos mecánicos no tenían. Si se mira un secador de pelo, se puede saber enseguida lo que hay que hacer. Mirar el diseño de una web o una aplicación requiere una mayor inversión mental. Siempre que podamos hacer que nuestros diseños sean comprensibles y fluyan de forma que nuestros usuarios puedan interactuar de forma eficiente, hay una gran posibilidad de que nos ahorremos generar frustración en el usuario.

Seguramente esto nos suene, en cuanto a cómo diseñamos para que el usuario pueda maniobrar su creatividad en el diseño. El diseño digital ofrece mucho espacio para la expresión. Por ello, tenemos que diseñar con una estructura adecuada. Tomemos como ejemplo Facebook y MySpace; el primero se ha convertido en un retablo en el que nos olvidamos de la forma y nos centramos en el contenido: lo que decimos de nuestras vidas. MySpace no tenía esa estructura milagrosa.

Los diseñadores podemos quedar atrapados a veces. El diseño digital es un retablo abstracto, y sabemos que a menudo tenemos que facilitar los conceptos a nuestros usuarios. Por ejemplo, el punto de ventaja de aplicar el skeuomorfismo puede llevar a un modelo mental erróneo para el usuario; uno que podría impedirle recuperar errores o convertirse en un usuario más avanzado. Por lo tanto, siempre debemos considerar todas las caras de la moneda y elegir la opción que sea mejor para el usuario.

Debemos ser especialmente cuidadosos para evitar que nuestros diseños sean puestos en el montón de los “viejos”. La primera forma de evitarlo es asegurarte de que tu producto/servicio sirve para algo, como hemos visto con los principios anteriores. Además, también puedes intentar

Preparar nuestros diseños para el futuro manteniéndolos adaptables. No te encierres en suposiciones sobre “nuevas formas de avanzar”.
Mantener una estética neutra en el diseño. Por ejemplo, hay que tener en cuenta el texto nítido y claro (que siempre será legible) frente a los tipos de letra juguetones que parecen “cool”. Fíjate en la letra de las portadas de los libros de ficción pulp de los años 70… son anticuadas, ¿no?
La web es un medio vivo. Se actualiza constantemente. Por eso, cuanto más fácil sea mantener tu diseño, más probable será que sobreviva en los nuevos dispositivos. Esto significa volver a lo básico y estar atento a las tuercas y los tornillos del diseño. Sí, nos referimos a repasar el HTML para estar preparados para lo que nos depara el futuro.

Esto es crucial para nosotros en el diseño de webs y aplicaciones. Cada detalle debe tener su peso en el camino para alcanzar la mejor UX. Por lo tanto, piensa en cada detalle. Nada puede parecer una ocurrencia tardía, incluida la pantalla “¿Olvidaste la contraseña? Las alertas de error son otro aspecto a tener en cuenta. ¿Cuándo se personaliza un diseño para ir más allá y tranquilizar al usuario? Durante la carga, ¿se muestra en la página un reloj de arena que gira, un mensaje, una bonita animación o… se deja todo estéril y blanco, dejando a los usuarios con la duda?

Observar la huella de carbono es relevante para diseñar. Puede parecer cómico, pero los clics que hacen los usuarios y la cantidad de tiempo que pasan en los dispositivos electrónicos suman.

Si imaginamos que Internet es como el mundo, vamos por buen camino. Piensa en cómo puedes diseñar con impacto y no llenar Internet de páginas innecesarias. Ese minimalismo sagrado de “menos es más” llega a otra dimensión en esa nota.

La frase característica de Rams podría ser: “Menos, pero mejor”. La simplicidad en el diseño de webs y aplicaciones, al igual que en el diseño mecánico, es el objetivo final para ayudar a los usuarios en la era digital. Internet está saturado de diseños con muchos elementos. Esto puede darnos la confianza de que podemos superar a los competidores que no saben lo que están haciendo mal, pero sigue habiendo un punto en el que muchos usuarios desconfían de Internet porque dominan los sitios sobrediseñados. Menos es más, pero “menos pensado” significa “mejor”. Hacer buenos diseños significa hacerlos sencillos; hacer grandes diseños significa centrarse sólo en lo esencial. No hay que dejar de lado los adornos.

Lo que hay que saber

Los 10 mandamientos de Dieter Rams son la prueba de su enfoque minimalista y funcional del diseño pero, más que eso, son la prueba de su postura profesional. Por ello, podemos hacer fácilmente de estos principios nuestros valores, nuestra filosofía de cómo debe ser el diseño -por tanto, el diseño UX- de cualquier producto o servicio.

Un pequeño ejemplo de lo relevantes que siguen siendo sus ideas es el mito del móvil de que “móvil=menos”. Cada vez que percibas esta opinión, puedes responder: “exactamente, menos pero mejor”. Estamos seguros de que al leer los principios le han venido a la mente muchos más ejemplos.

En diciembre de 1976, pronunció un discurso en Nueva York sobre su trabajo de diseño en Vitsoe. He aquí los párrafos iniciales:

“Señoras y señores, el diseño es un tema muy popular hoy en día. No es de extrañar porque, ante la creciente competencia, el diseño es a menudo la única diferenciación del producto que es realmente perceptible para el comprador.

Estoy convencido de que un diseño bien pensado es decisivo para la calidad de un producto. Un producto mal diseñado no sólo es más feo que uno bien diseñado, sino que tiene menos valor y utilidad. Lo peor de todo es que puede resultar intrusivo.

El diseñador que quiera conseguir un buen diseño no debe considerarse un artista que, según el gusto y la estética, se limita a vestir los productos con una prenda de última hora.

El diseñador debe ser el gestaltingenieur o ingeniero creativo. Sintetiza el producto terminado a partir de los distintos elementos que componen su diseño. Su trabajo es en gran medida racional, lo que significa que las decisiones estéticas están justificadas por la comprensión de la finalidad del producto”.

Quizá no mencionó la experiencia del usuario como tal, pero todas sus ideas destilan la misma filosofía y valores. Incluso entonces, el diseño era casi el único medio para la diferenciación del producto. Esto sigue siendo muy cierto hoy en día. Como él señalaba, nosotros, como diseñadores, tenemos que ser ingenieros creativos que resuelvan las necesidades de la gente y respeten los 10 principios:

El buen diseño es innovador. El buen diseño debe ser útil. El buen diseño es estético. El buen diseño hace que un producto sea comprensible. El buen diseño es honesto. El buen diseño es discreto. El buen diseño es duradero. El buen diseño es coherente en cada detalle. El buen diseño es respetuoso con el medio ambiente. Y, por último, pero no menos importante, el buen diseño es el menor diseño posible.

Todavía estamos asombrados por la sabiduría de sus mandamientos. Si no lo está, vuelva a leerlo.