El Carpaccio

La curiosa historia del carpaccio:

«Corre el año 1950 y estamos en Venecia. El famoso hostelero Giuseppe Cipriani, tiene que preparar un plato especial para su amiga, la condesa Amalia Nani Monicego. Resulta que a la mujer le han prohibido comer carne cocinada pero en ningún caso encuentra apetecible comer carne cruda. Es un reto para el gran Cipriani.

Y es así como crea un plato de carne de buey, cortado en filetes finísimos y aderezado con aliño de toques ácidos . Es un plato que al mismísimo Cipriani le recuerda a los colores intensos usados por Vittore Carpaccio, famoso pintor veneciano del siglo XV y por ello decide utilizar su nombre para definir la reciente creación gastronómica en honor al pintor.

A la condesa le gustó mucho el plato preparado por Cipriani y, desde aquel momento, se difundió en toda Italia y en el mundo entero. Desde entonces, hasta hoy en nuestras mesas.

Ingredientes:

-Filetes de ternera muy finos 400gr

-Rúcula 100gr

-Queso pamesano 100gr

Para la emulsión de limón:

-zumo de limón 70gr

-sal+ pimienta

-Aceite de oliva virgen extra

En primer lugar emusionar el zumo de limón con el aceite de oliva. Salpimentar

Colocar en un plato los filetitos de ternera cortado muy fino. Por encima o por debajo una capa de rúcula fresca. Echar finas virutas de queso parmesano por encima y un toque (a gusto) del emulsionado de limón. Le da un toque de cítrico que le queda bien a la carne y la cuece un poco. Si no gusta el toque a limón se puede poner unas gotas de vinagre balsámico. Espolvorear unos granos de sal y pimienta y un buen chorrito de aceite de oliva extra virgen. Que aproveche!